miércoles, 19 de noviembre de 2008

El Ingenio De Bulma


Estamos ante una joven atractiva e informal que es el primero de los personajes femeninos que aparece en Dragon Ball Z. Por su carácter, nos damos cuenta que se trata de una típica madre de familia que, tras casarse con Vegeta, ha sentado cabeza desde hace tiempo. Arrogante y con algunos toques feministas, sorprende desplegando un arsenal de conocimientos técnicos que la colocan a la altura de cualquier científico. Esto tiene su explicación: su padre es un investigador mundialmente conocido llamado Brieff, quien se hiciera famoso por ser el creador de las imprescindibles cápsulas Hoi-Poi, capaces de transportar cualquier objeto en su interior. Bulma comenzó su aventura en Dragon Ball el preciso día en que decidió faltar al colegio para quedarse en la gigantesca mansión donde vivía. El lugar, conocido como Corporación Capsula, estaba dotado de numerosas habitaciones, mucamas robots y un gran jardín interno, repleto de toda clase de animales domésticos quie el profesor Brieff recogía de la calle para hospedar en su casa.


Aburrida, Bulma, llegó hasta un lugar que no solía recibir visitas de los moderadores... el sótano de su casa. Hurgando por simple curiosidad entre los objetos amontonados, encontró para su sorpresa una esfera de cristal dorada del tamaño de un puño cerrado. Esa esfera poseía un núcleo donde se agrupaban estrellas de color rojo, y que irradiaban cierta luminosidad. Ella nunca había contemplado algo semejante, y decidió someterla a estudios mediante los sofisticados aparatos para la investigación, algunos de los cuales había creado ella misma. Así descubrió que la esfera emanaba ondas muy débiles, casi imperceptibles, Bulma inició sobre ella entonces una estricta tarea investigativa que rindió sus frutos. Pudo dar, por ejemplo, con la ubicación de un antiquísimo documento que contaba que se las denominaba Esferas del Dragón.


En total eran siete, de las que ellas poseía una. Entonces descubrió que al reunirlas se manifestaría un dragón llamado Shen Long, el cual le concedería al poseedor de las esferas un único deseo.


Dominada por la curiosidad, Bulma construyó un artilugio al que denominó Radar Dragón, que era capaz de captar las ondas emanadas de las esferas en cualquier punto del orbe. Animada, decidió salir tras ellas, aprovechando el receso escolar. En este punto comienza la odisea que la llevará a conocer a Goku, y emprender así, junto a él, la búsqueda de las preciadas esferas. Además, con sus conocimientos electrónicos, era capaz de construir todo tipo de aparatos: teléfonos, radares y hasta un switch, que era un reloj capaz de reducir a voluntad el tamaño de quien lo portaba.


Siempre viste de forma desenfadada, alternando modelitos dignos de una conejita de Play-Boy, con sofisticados uniformes que serían propios de una guerrillera. De todas formas, siempre se las ingenia para que cualquier cosa que se ponga realce sus encantos naturales.


Que es bastante pícara se verá a medida que avance la historia y una buena prueba de ello será cuando enamore al tímido Yamcha, consiguiendo que el aguerrido guerrero pierda su temor a las mujeres. Como defectos dignos de ser marcados en Bulma, podemos señalar que antepone sus objetivos a los del resto del grupo. Este egoísmo demostrado en un principio, irá cediendo a medida que transcurra la serie, debido a los fuertes lazos de amistad que la unirán con sus compañeros de búsqueda. No tiene demasiada paciencia, y cada dos por tres pierde los estribos a causa de las inocentes salidas de Goku. Siempre prefiere anteponer la inteligencia a la fuerza, aún a riesgo de pasarse de lista. Pero como es muy bonita, utiliza sus encantos femeninos para obtener lo que quiere. De cualquier modo no siempre lo logra, y esto queda evidenciado cuando conoce a Goku, quien es incapaz de diferenciar a una joven bonita de un pimiento morrón, o cuando su pretendido huye despavorido.


Una hermosa joven al fin, Bulma añade su indispensable toque femenino al compendio de luchadores y expertos en artes marciales que tanto abundan en Dragon Ball y Dragon Ball Z. Pero como su vida continúa, ella comienza a crecer y madurar terminando con la relación de noviazgo que mantuvo con Yamcha tras 12 años.


Después de esto se fija en Vegeta que comenzaba a vivir en la Tierra y como se encontraba solo no dudó en acercarse a él para luego entablar una relación de convivencia que adría como fruto el nacimiento de Trunks. De todas maneras con el correr del tiempo, Vegeta que no pasaba mucho tiempo con ella, se empieza a acostumbrar al modo de vida de la Tierra y por lo tanto a su tiempo de vida en la casa de la chica. Trunks, su hijo, es entrenado por su padre aunque con el consentimiento de Bulma quien, como detalle comienza a fumar dando a entender que ya es adulta. Su carácter es mucho más tranquilo que en los comienzos de la serie, tomando la situación como una verdadera mujer.


Parece que ser madre le ha hecho cambiar y llevar adelante una familia como debe ser, aún sin dejar de lado sus cuantiosos inventos.