viernes, 29 de agosto de 2008

Los 800 años del Maestro Karin

Goku conocio al Maestro Karin cuando, obligado por Tao Pai Pai, tuvo que escalar su increiblemente alta torre con el objetivo de hacerse mas fuerte y asi derrotar al temible asesino.

Este duende semidios que poseia aspecto felino, en un principio resultaba muy tramposo, puesto que no dejaba que Goku tomase el Agua Ultra Sagrada, que aumentaba el poder de quien la bebiese.

En realidad, el agua era solo un mito con el que el guerrero aumentaba su poder subiendo y bajando de la torre persiguiendo a Karin. Con esto quedo demostrado que no se trataba de un ser malvado, sino de un semidios que estaba justo por debajo del rango de KamiSama.

Mas tarde, ante la amenaza de Pikoro Dai Ma Ku, Goku recurriria nuevamente a el para esta vez ser develado el secreto de la existencia de un agua que verdaderamente te hacia subir de poder: El Agua de los Dioses. Agua que si era tomada por un individuo, este comenzaba a desprender su energia oculta.

Pero esta agua poseia un veneno demasiado fuerte que provocaba un descomunal dolor que deberia ser soportado durante horas.

Una vez superada la tremenda prueba, el individuo comenzaba a tener una nueva y mas poderosa energia.

Gracias a este, su segundo maestro, Goku pudo derrotar a los villanos.

En el pasado, 300 años atras, el Maestro Roshi fue discipulo de Karin y escalo la torre de la misma forma que Goku, aunque no bebio el Agua de los Dioses.

Al haber escalado la torre junto a Yayirobe, Goku soporto la dura prueba del agua y se marcho, aunque sin dejar de visitar la construccion.

Yayirobe, en cambio, a gusto con el pequeño templo, decidio quedarse a vivir alli.

Con el correr del tiempo, las visitas a la Torre Karin se hicieron mas habituales ya que, ademas, Karin era el unico poseedor en el mundo de las Senzu, las Semillas del Ermitaño, capaces de devolver la normalidad y curar todas las heridas del individuo que las comiera, en caso de encontrarse herido.

Tambien, con comer solo una, el cuerpo quedaba alimentado durante diez dias.

Debido a los numerosos combates y a los magullones que estos producen, las Semillas del Ermitaño predominan en toda la serie, incluso salvandole la vida a alguien en mas de una ocasion.

Por otra parte, el mismo efecto curativo comenzo a suceder por parte de Dende, quien entre sus poderes magicos namekianos cuenta con la facultad de curar a alguien con solo tocarlo, cumpliendose el mismo efecto que con las Semillas.

Tras la llegada de Boo, todos, entre ellos Karin y Yayirobe, se refugian en el Templo Sagrado de KamiSama (en ese momento Dende).

Como consecuencia de la muerte de todos los refugiados en el Templo Sagrado, mas tarde son resucitados por las Dragon Balls namekianas.

Las vidas de Karin y Yayirobe continuan con normalidad, luego de que el mundo fuera salvado, viviendo en la Torre Karin.